Noticias

Imagen 1

El Círculo de la Sanidad ve positiva la suspensión del IVA

de los productos sanitarios de protección personal,

aunque pide no volver al 21% tras la pandemia

La asociación considera que España no puede permitirse mantener en vigor la subida de productos y servicios sanitarios que se llevó a cabo en los peores años de crisis económica

Madrid, 21 de abril de 2020.- El Círculo de la Sanidad ve positiva la supresión del Impuesto del Valor Añadido (IVA) de determinados productos sanitarios necesarios para luchar contra el coronavirus, aunque pide que, tras la pandemia, lejos de volver al 21% al que están gravados muchos de ellos, se aplique el tipo superreducido del 4%.

Así se expresa esta asociación después de que el Consejo de Ministros haya anunciado este martes la reducción al 0% de productos sanitarios como mascarillas, geles hidroalcohólicos, guantes, batas, etc., cuando sean adquiridos por administraciones, centros sanitarios y organizaciones sociales, mientras dure la emergencia sanitaria desencadenada por la pandemia.

La asociación recuerda que lleva años insistiendo a los diferentes gobiernos del Estado acerca de la necesidad de reducir este tributo desde que se aprobara un ascenso en los peores años de la crisis económica, una medida que, en su opinión, ha sido “muy lesiva para todas las partes: para el Sistema Nacional de Salud (SNS), las empresas privadas y, por supuesto, para los pacientes”.

Por ello, el presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente, destaca que “se trata de una medida que va en la buena dirección, sobre todo porque llega ahora que estamos en una situación de emergencia sin precedente y es más urgente que nunca”. Eso sí, avisa de que los servicios y muchos materiales siguen gravados al 21%.

“Aplaudimos esta decisión, pero necesitamos ir más allá. Una vez acabe esta crisis de salud pública, que deseamos que sea cuanto antes, no podemos volver a la casilla de salida. Necesitamos que los productos y servicios sanitarios, en tiempos de normalidad, estén gravados con tipos reducidos, puesto que se trata de bienes de primera necesidad y, sin duda, sería una medida de apoyo a la industria sanitaria española que ayudaría a que seamos capaces como país de autoabastecernos y estar más preparados ante futuras pandemias, sin ser tan dependientes del exterior”, finaliza Ángel Puente, que pide que estas decisiones lleguen también a los consumidores particulares.